⁠No es una mera ausencia del color; es algo brillante y afirmativo, tan orgulloso como el rojo, tan definido como el negro… Dios pinta con muchos colores, pero nunca pinta de forma tan maravillosa, casi diría con tanta ostentación, como cuando pinta en blanco.⁠

7